viernes, 17 de septiembre de 2010

De ella

Y diles pues que fui la peor de todas,

que jamás te erizó un llanto mío

que, como siempre, di nada

que de hoy a mañana me come el olvido

Afortunada tú,

yo prefiero mirarte callada

No hay comentarios:

Publicar un comentario