viernes, 17 de septiembre de 2010

El cielo del cielo

De los primeros poemas que le regalé a mi novia

El cielo del cielo

(Jonathan Rojas)


De darte todo cuando no lo pidas

de que mis labios sean el beso de tu boca

de hallarte, como siempre, tan distinta

de que siga siendo tu abrazo mi aurora.

De ofrecerte motivos, razones, excusas, causas, fundamentos

justificaciones, pretextos, demostraciones y argumentos

para no dejarte ir

de vivir deliberadamente, de que te hagas mía

de que mueras por vivir por mí.

De cerrar por dentro la puerta

de colgar las prendas del amor y desnudar el alma

de tener la risa siempre alerta,

de invertir en cuentas de promesas

de llorar a carcajadas.

De buscar preguntas a tantas respuestas

De que a tu corazón le nazca un propio corazón

de que nunca el amanecer te despierte

de que el presente tenga siempre

de tus ojos el color.

De que me olvides para que pueda volver a enamorarte

de no dejar de morir en los intentos

de que me pierdas cada vez que dejes de buscarme

de hacer una trenza con mi futuro y tu cabello.

De dejar de jugar a los desencantados

de bailar la primera y la última pieza contigo

de reconocer a nuestros cuerpos aliados

de dejar el vicio de fumar desilusiones sin filtro.

De espantar el miedo

de tirarlo todo y no empezar de cero

de saber que la tierra es el cielo del cielo.

De pisar los temores y las hojas secas

que el invierno arrastra

de tomar tu mano, de decir “TE QUIERO”

de amar, amor,

de eso se trata.

1 comentario:

  1. que lindo.... no pinse que me olvido de usted...

    ResponderEliminar