viernes, 21 de agosto de 2009

Dialogo entre intangibles


Hace tanto que las palabras no rozaban mi mano que no sentí el valor de venir a regalarme palabras robadas del cosmos nebular,
pero hoy, como si la lluvia trajera consigo letra tras letra,
golpearon las palabras en mi cuerpo como madera incandescente.
Y aquí estoy, regresando a platicar entre escritos con mis dos seres intangibles,
tan distantes el uno del otro pero cercanos dentro del mar de ilusiones que no dejan de despertar en mí...

¿Sabes tú querida "pasos largos" cuánta emoción pueden brindarme tres palabras y una sonrisa regaladas por razones burocráticas? Yo sé que no, no lo sabes porque ni siquiera sospechas que vigilo constante y sigilosa tus pasos tras de una manta cubierta de dudas. No lo sabes porque no debes saberlo, porque seré siempre aquel girasol buscando los besos solares que nuca conseguirá, no lo sabes porque de saberlo dejarías de brindarme esa sonrisa por motivos burocráticos, y serías entonces, más intangible de lo que eres ahora... y te prefiero así, lejana de mí, imposible siempre, pero eternamente añorada y de sonrisa despreocupada...

Y tú, "pequeña pasos cortos" ¿sabrás la emoción de encontrarte cada mañana y besar tu mejilla?, ¿sabrás acaso todo lo que despierta tu sonrisa?, si sabes todo esto y sabes que te quiero, sabrás entonces que estoy sin ti, esperando ha que seas tangible, esperando ha que un día cualquiera llegues y digas: "Es ahora el momento, estoy aquí, no dejes que me vaya"

Y sigo así, hablando con ellas sin que se den cuenta, sin que lo sepan y lo imaginen, ¡pero libre entre letras de todo lo que oculto!

1 comentario:

  1. ¿Y aquel mar de ilusiones no omitirá más bien algun precepto metafísico? O será culpa en todo caso de"pasos largos", por escindir y fracturar la unidad de lo real, y de "pasos cortos" por ser un poco vanidosa?
    Me agradó tu escrito, felicidades!

    ResponderEliminar